¿Es cultural incluir un mago en las fiestas?

¿Es cultural incluir un mago en las fiestas? La respuesta a esta pregunta está en la misma historia y surgimiento de la magia como arte escénico. Pues la realidad es que actualmente la magia para fiestas proviene de una larga estirpe de personalidades históricas que decidieron apostar por el arte del ilusionismo.

Los primeros datos escritos y documentados de magia vienen de Egipto, hace más de 4000 Años.Un dibujo en la pared de una cámara mortuoria de la ciudad de Beni Hassan —trazado probablemente 2200 años antes de Cristo— representa a dos hombres dedicados a realizar con unos cuencos en forma de copa lo que parece un truco de ilusionismo. Los jeroglíficos que indican salida de debajo dan la impresión de confirmar que debajo de una de las vasijas se encuentra una bola o algún pequeño objeto redondo, a punto de aparecer en forma mágica.

 

Henry Westcar, un aventurero británico, descubrió en 1825 el papiro Westcar, primer documento que describe una función mágica realizada por el mago Dyedi en la corte real de Khufu (Keops). El papiro ilustra la categoría única y especial de la que gozaba el arte del ilusionismo. La consolidación de esta profesión se produjo en el s. XVIII, dando lugar a la aparición de los teatros de magia.